lunes, 9 de julio de 2012

Espinas clavadas....336/365

Vamos alegremente caminando sobre nuestra propia vida y de repente alguien de nuestro alrededor se convierte en un erizo y nos asesta una puñalada con una de sus púas...no de esas reales que matan de verdad, sino de las que se clavan bien dentro y no te las sacas tirando con las pinzas de depilar....

Y como no puedes sacarla, ni va a salir por si sola (eso sólo pasa si el/la causante no es cercano), empieza el calvario...se sufren dolores intensos, sangrados más o menos abundantes, la espina no tiene su sitio, araña aquí y allá produciendo "daños colaterales"...tiempo después la herida se cierra, no sangra, pero no se puede forzar ni rascar la postilla, por si acaso...durante la cicatrización pica, escuece, parece que se mueve la puta espina y se intenta clavar en otro sitio....y un buen día te das cuenta de que llevas 48 horas sin notarla.....coño!...ya está...

Y la espina estará ahí el resto de la vida, pero tú, tu cuerpo, habéis conseguido hacerle el hueco que tiene que tener para no joderte el resto de tu existencia...me doy cuenta de que esto ya lo conté un día con los pensamientos (espinas) que aparcamos en alguna zona oscura de la cabeza para que no intoxiquen al resto....

Y esto no tiene nada que ver con el perdón ni con la resignación, sino con saber que la vida sigue y en nuestra mano está hacerlo de una manera o de otra....

Y si hay peña que puede vivir casi 70 años con una bala al lado del corazón, cómo no vamos a poder vivir con una espina....¿no?


...
..
.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...